Un Mensaje para Ti

Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar. Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Mateo 11:28-29
 
Share |
Desde el vaticano
Urge la lectura espiritual de la Biblia, advierte el padre Cantalamessa PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
escrito por ZENIT   
Friday, 14 de March de 2008

Urge la lectura espiritual de la Biblia, advierte el padre Cantalamessa
En su meditación de Cuaresma al Papa y a la Curia

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 14 marzo 2008 (ZENIT.org).- Es apremiante la lectura espiritual de las Escrituras para que «liberen de verdad para nosotros el Espíritu que contienen», alerta el predicador de la Casa Pontifica en su meditación de Cuaresma ante el Papa.
En la mañana de este viernes, en la capilla Redemptoris Mater del Palacio apostólico del Vaticano, el padre Raniero Cantalamessa O.F.M. Cap. cerró el ciclo de predicaciones de este tiempo litúrgico sobre el tema «Viva y eficaz es la Palabra de Dios» (Hebreos, 4, 12), con el que también ha ofrecido una preparación para el Sínodo de los obispos sobre la Palabra (del 5 al 26 de octubre).
Subrayó la importancia de tomar conciencia de que la Escritura no sólo es «inspirada por Dios», sino que también «respira a Dios», «emana a Dios».
«Después de haber dictado la Escritura, el Espíritu Santo es como si se hubiera encerrado en ella, la habita y la anima sin descanso con su soplo divino», precisó el predicador de la Casa Pontificia.
Pero «¿cómo acercarnos a las Escrituras de manera que "liberen" de verdad para nosotros el Espíritu que contienen?», planteó; y es que actualmente la tendencia, ante la Biblia, es «quedarse en la letra», considerando la Escritura incluso como «el más excelso de los libros humanos», pero «un libro sólo humano».
«La Biblia se explica por muchos estudiosos intencionadamente sólo con el método histórico-crítico», una actitud que incluso se registra en los estudiosos que se profesan creyentes, observó el padre Cantalamessa.
«La secularización de los sagrado en ningún caso se ha revelado tan aguda como en la secularización del Libro Sagrado», lamentó; «el análisis histórico-crítico, aunque se llevara al máximo de la perfección» sólo es «el primer escalón del conocimiento de la Biblia, el relativo a la letra». 
En «cierta exégesis exclusivamente científica» «la Biblia se convierte en un objeto de estudio que el profesor debe "dominar"»,  pero en este caso único «más bien hay que dejarse dominar por ella»; «decir de un estudioso de la Escritura que él "domina" la palabra de Dios, pensándolo bien, es decir casi una blasfemia», reflexionó el predicador del Papa.
«La consecuencia de todo ello es el cierre y "replegamiento" de la Escritura sobre sí misma; vuelve a ser el libro «velado», «porque -dice san Pablo-- ese velo "sólo en Cristo desaparece", cuando existe la "conversión al Señor", o sea, cuando se reconoce, en las páginas de la Escritura, a Cristo», subrayó.
«No se explican de otro modo -en opinión del padre Cantalamessa-- las muchas crisis de fe de estudiosos de la Biblia» o «la pobreza y aridez espiritual» de «algunos seminarios y lugares de formación», pues «la Iglesia ha vivido y vive de lectura espiritual de la Biblia; truncado este canal que alimenta la vida de piedad, la fe, entonces todo se agosta y languidece».
«Una lectura espiritual de las Escrituras» es «una lectura con referencia a Cristo», ya sea del Antiguo o del Nuevo Testamento; «es la lectura más objetiva que existe -recalcó el padre Cantalamessa-- porque se basa en el Espíritu de Dios», realizada «bajo la guía, o a la luz, del Espíritu Santo que ha inspirado la Escritura».
«Se basa en un evento histórico, esto es, en el acto redentor de Cristo que, con su muerte y resurrección, cumple el proyecto de salvación, lleva a cabo todas las imágenes y las profecías, desvela todos los misterios ocultos y ofrece la verdadera clave de lectura de toda la Biblia», resumió.
«¿Podrá la exégesis, agostada por el prolongado exceso de filologismo, reencontrar el impulso y la vida que tuvo en otros momentos de la historia de la Iglesia?», interrogó el predicador apostólico.
Ese «movimiento espiritual» y ese «impulso» de los primeros siglos de la Iglesia, hace décadas, con el Concilio Vaticano II de por medio, «comenzaron a reproducirse, pero no porque los hombres los hubieran programado o previsto, sino porque el Espíritu se puso a soplar de nuevo, inesperadamente, a los cuatro vientos», recordó.
Así, «contemporáneamente a la reaparición de los carismas, se asiste a una reaparición de la lectura espiritual de la Biblia -reconoció-- y es, también esto, un fruto, de los más exquisitos, del Espíritu Santo».
«En la lectura espiritual, más que pretender explicar el texto, atribuyéndole un sentido ajeno a la intención del autor sagrado, se trata, en general, de aplicar o actualizar el texto» porque «las palabras de Dios no son palabras muertas», sino «vivas» y «activas», «capaces de desplegar sentidos y virtualidades escondidas en respuesta a cuestiones y situaciones nuevas», indicó.
«Es una consecuencia» del hecho de que la Escritura «no es sólo "inspirada por el Espíritu", sino que "emana" también el Espíritu y lo hace continuamente, si se lee con fe», concluyó.
Por Marta Lago

Modificado el ( Sunday, 23 de March de 2008 )
 
Dios habla a cada uno en la Escritura, explica Benedicto XVI PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
escrito por Luz Helena Schott   
Wednesday, 07 de November de 2007

Santa Sede

 

Dios habla a cada uno en la Escritura, explica Benedicto XVI
Al recordar la figura de san Jerónimo

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 7 noviembre 2007 (ZENIT.org).- Dios habla a cada uno personalmente a través de la Biblia, asegura Benedicto XVI.

Así lo explicó a unos 40 mil peregrinos congregados en la plaza de San Pedro para participar en la audiencia general de este miércoles en la que presentó la figura de san Jerónimo (347-419/420), uno de los más grandes exegetas de la historia, quien tradujo del griego y el hebreo al latín la Biblia.

Según el Papa, Jerónimo enseña a los cristianos de hoy a «amar la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura».

«Ignorar las escrituras es ignorar a Cristo», decía el biblista. «Por ello es importante que todo cristiano viva en contacto y en diálogo personal con la Palabra de Dios, que se nos entrega en la Sagrada Escritura».

Este diálogo con ella debe tener siempre dos dimensiones, aclaró el obispo de Roma.

«Por una parte, tiene que darse un diálogo realmente personal, pues Dios habla con cada uno de nosotros a través de la Sagrada Escritura y tiene un mensaje para cada uno».

«No tenemos que leer la Sagrada Escritura como una palabra del pasado, sino como Palabra de Dios que se nos dirige también a nosotros y tratar de entender lo que nos quiere decir el Señor», recomendó el Papa.

Para no caer en el individualismo, aseguró, «tenemos que tener presente que la Palabra de Dios se nos da precisamente para edificar comunión, para unirnos en la verdad de nuestro camino hacia Dios».

«Por tanto, a pesar de que siempre es una palabra personal, es también una Palabra que edifica la comunidad, que edifica a la Iglesia. Por ello tenemos que leerla en comunión con la Iglesia viva», indicó.

Según el Santo Padre, «el lugar privilegiado de la lectura y de la escucha de la Palabra de Dios es la liturgia, en la que al celebrar la Palabra y al hacer presente en el Sacramento el Cuerpo de Cristo, actualizamos la Palabra en nuestra vida y la hacemos presente entre nosotros».

Por último, Benedicto XVI aclaró que «no tenemos que olvidar nunca que la Palabra de Dios trasciende los tiempos. Las opiniones humanas vienen y se van. Lo que hoy es modernísimo, mañana será viejísimo».

«La Palabra de Dios, por el contrario, es Palabra de vida eterna, lleva en sí la eternidad, lo que vale para siempre. Al llevar en nosotros la Palabra de Dios, llevamos por tanto en nosotros la vida eterna».

Por eso concluyó con una frase de san Jerónimo: «Tratemos de aprender en la tierra esas verdades cuya consistencia permanecerá también en el tiempo».

Modificado el ( Thursday, 08 de November de 2007 )
 
Sin Familia no hay futuro para Europa PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 1
escrito por Luz Helena Schott   
Tuesday, 09 de October de 2007

Episcopados europeos: «Sin familia no hay futuro para Europa»

Conclusión de la asamblea plenaria celebrada en Fátima del 3 al 7 de octubre

FÁTIMA, martes, 9 octubre 2007 (ZENIT.org).- «Sin familia no hay futuro para Europa», escriben los miembros del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa al final de la asamblea plenaria de este organismo que ha tenido lugar en Fátima (Portugal) del 3 al 7 de octubre.

En el nonagésimo aniversario de las apariciones de la Virgen a los tres pastorcillos portugueses Lucía, Francisco y Jacinta, treinta cardenales y obispos del viejo continente se han reunido en el santuario mariano para afrontar temas como el matrimonio y la familia, el ecumenismo y la Unión Europea.

Matrimonio y familia
Por lo que se refiere al primer argumento, los presidentes de los episcopados europeos, explica el comunicado conclusivo, han afrontado la situación del matrimonio y de la familia desde un punto de vista jurídico, institucional, social y pastoral en los diferentes países europeos.

En los intercambios se ha presentado «un panorama preocupante y con muchos contrastes»: por una parte los sondeos testimonian con claridad que el matrimonio y la familia estable «son los ideales prioritarios de los jóvenes europeos»; por otra, «en la práctica, disminuyen los matrimonios religiosos y civiles, aumentan las separaciones, los divorcios, las familias monoparentales, y los niños nacidos fuera del matrimonio».

«Está en crisis la forma tradicional de la familia», constatan los obispos, recordando que las familias viven hoy «en un ambiente caracterizado por el individualismo y la secularización».

«Europa perderá su futuro si pierde la familia», dice el comunicado.

A pesar de las dificultades, reconocen los purpurados y prelados, «no faltan señales de esperanza»: «hay testimonios de innumerables familias que viven con coherencia y alegría su propia vocación. Cada vez hay más jóvenes parejas decididas a vivir plenamente su matrimonio y a tener más hijos. Se dan también signos de atención a la familia de parte de la política».

En este contexto, la Iglesia y los cristianos tienen que «movilizarse a favor de la promoción y de la defensa del verdadero bien del hombre, a favor del papel particular de la familia y del matrimonio como célula primaria y fundamental de la sociedad» y «a favor de un rechazo de la relativización de este modelo ante quienes quieren equipararlo con otras formas de convivencia».

Ecumenismo
La asamblea plenaria ha afrontado también las conclusiones de la Tercera Asamblea Ecuménica Europea que se celebró en Sibiu (Rumanía) en septiembre, relanzando el compromiso de profundizar en la fe y la espiritualidad de las diferentes confesiones, y en particular, en las identidades confesionales.

El encuentro de Sibiu, explican los presidentes de los episcopados, «ha mostrado que el cristianismo tiene un gran papel en la Europa secularizada de hoy».

«El ecumenismo exige conversión, santidad, maduración y por tanto un largo proceso, paciente, entusiasmante y existencial. Es un camino en el que los cristianos están llamados al seguimiento de Cristo crucificado (que implica cansancio y sufrimiento) y de Cristo Resucitado».

Unión Europea
Por lo que se refiere a la Unión Europea, el comunicado afirma que «las conferencias episcopales están siempre llamadas a afrontar los problemas europeos por el bien de sus propios países y a favorecer la constitución de una red de expertos sobre los temas éticos urgentes».

El cardneal Péter Erdo, arzobispo de Esztergom-Budapest, presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa, ha afirmado que «la Iglesia católica sabe que tiene mucho que ofrecer a la construcción de la casa común europea. Sin el cristianismo, a Europa le faltaría el corazón».

Con la entrada de la archidiócesis del Principado de Mónaco y de la diócesis de Chisinau (Moldavia), este Consejo episcopal queda constituido ahora por presidentes de 36 conferencias episcopales europeas.
Modificado el ( Sunday, 21 de October de 2007 )
 
A Dios no se le alcanza mas que con el "salto" de la fe PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
escrito por Luz Helena Schott   
Friday, 05 de October de 2007

Predicador del Papa: A Dios no se le alcanza más que con el «salto» de la fe

Comentario del padre Cantalamessa a la liturgia del próximo domingo

ROMA, viernes, 5 octubre 2007 (ZENIT.org).- Publicamos el comentario del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap., predicador de la Casa Pontificia, a la liturgia del próximo domingo, XXVII del tiempo ordinario.

* * *

XXVII Domingo del tiempo ordinario [C]
Habacuc 1, 2-3; 2,2-4; 2 Timoteo 1, 6-8.13-14; Lucas 17, 5-10

Aumenta nuestra fe

El Evangelio de hoy se abre con la petición de los apóstoles a Jesús: «¡Auméntanos la fe!». En lugar de satisfacer su deseo, Jesús parece querer agudizarlo. Dice: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza...». La fe es, sin duda, el tema dominante de este domingo. En la primera lectura se oye la célebre afirmación de Habacuc, retomada por san Pablo en la Carta a los Romanos: «El justo vivirá por su fe». También la aclamación al Evangelio está en sintonía con este tema: «Lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe» (1 Juan 5,4).

La fe tiene distintos matices de significado. Esta vez desearía reflexionar sobre la fe en su acepción más común y elemental: creer o no en Dios. No la fe según la cual se decide si uno es católico o protestante, cristiano o musulmán, sino la fe según la cual se decide si uno es creyente o no creyente, creyente o ateo. Un texto de la Escritura dice: «El que se acerca a Dios ha de creer que existe y que recompensa a los que le buscan» (Hebreos 11,6). Éste es el primer escalón de la fe, sin el cual no hay otros.

Para hablar de la fe a un nivel tan universal no podemos basarnos sólo en la Biblia, porque ésta tendría valor sólo para nosotros, los cristianos, y, en parte, para los judíos, no para los demás. Por fortuna, Dios ha escrito dos «libros»: uno es la Biblia, el otro la creación. Uno está formado por letras y palabras, el otro por cosas. No todos conocen, o pueden leer, el libro de la Escritura, pero todos, desde cualquier latitud y cultura, pueden leer el libro que es la creación. De noche tal vez mejor, incluso, que de día. «Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento... Por toda la tierra se extiende su eco, y hasta el confín del mundo su mensaje» (Salmo 19). Pablo afirma: «Lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras» (Romanos 1, 20).

Urge disipar el difundido equívoco según el cual la ciencia ya ha liquidado el problema y ha explicado exhaustivamente el mundo, sin necesidad de recurrir a la idea de un ser fuera de él llamado Dios. En cierto sentido, actualmente la ciencia nos acerca más a la fe en un creador que en el pasado. Tomemos la famosa teoría que explica el origen del universo con el «Big Bang» o la gran explosión inicial. En una millonésima de millonésima de segundo, se pasa de una situación en la que no existe aún nada, ni espacio ni tiempo, a una situación en la que comenzó el tiempo, existe el espacio y, en una partícula infinitesimal de materia, existe ya, en potencia, todo el sucesivo universo de miles de millones de galaxias, como lo conocemos hoy.

Hay quien dice: «No tiene sentido plantearse la cuestión de qué había antes de aquel instante, porque no existe un "antes" cuando aún no existe el tiempo». Pero yo digo: ¡cómo no plantearse ese interrogante! «Remontarse a la historia del cosmos --se afirma también-- es como hojear las páginas de un inmenso libro, partiendo del final. Llegados al principio se percibe que es como si faltara la primera página». Creo que precisamente, sobre esta primera página que falta, la revelación bíblica tiene algo que decir. No se puede pedir a la ciencia que se pronuncie sobre este «antes» que está fuera del tiempo, pero ella no debería tampoco cerrar el círculo, dando a entender que todo está resuelto.

No se pretende «demostrar» la existencia de Dios, en el sentido que damos comúnmente a esta palabra. Aquí abajo vemos como en un espejo y en un enigma, dice san Pablo. Cuando un rayo de sol entra en una habitación, lo que se ve no es la luz misma, sino la danza del polvo que recibe y revela la luz. Así es Dios: no le vemos directamente, sino como en un reflejo, en la danza de las cosas. Esto explica por qué a Dios no se le alcanza más que dando el «salto» de la fe.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]
Modificado el ( Sunday, 21 de October de 2007 )
 
La Fe cristiana es ante todo un encuentro con Jesus PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
escrito por Luz Helena Schott   
Wednesday, 03 de October de 2007

«La fe cristiana es ante todo encuentro con Jesús», explica el Papa

En la audiencia general de este miércoles

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 3 octubre 2007 (ZENIT.org).- La fe cristiana no es un sistema de ideas o ético, esta ante todo el encuentro con Jesús, aclara Benedicto XVI.

Esta fue la conclusión a la que llegó en la audiencia general de este miércoles, en la que presentó a san Cirilo de Alejandría, padre de la Iglesia, fallecido en el año 444, quien entregó su vida para mostrar que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, ante las herejías de su época.

«La fe cristiana es ante todo encuentro con Jesús, una persona que da a la vida un nuevo horizonte», explicó el Papa a los 40 mil peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano en un día prácticamente veraniego.

«Jesús entró en el tiempo con el nacimiento de María, la “Theotòkos”, y estará siempre con nosotros, según su promesa», siguió asegurando el Papa al recoger las enseñanzas de Cirilo, conocido por las Iglesias de Oriente como «custodio de la exactitud», es decir, de la verdadera fe.

«Y esto es importante --concluyó el pontífice--: Dios es eterno, nació de una mujer y sigue con nosotros cada día. En esta confianza vivimos, en esta confianza encontramos el camino de nuestra vida».

La catequesis fue una prueba del aprecio que los Papas, y en particular Benedicto XVI, sienten por la tradición teológica de los cristianos orientales, que hoy en su gran mayoría son ortodoxos.

Padres de la Iglesia de Oriente, como san Cirilo, aclaró, muestran «que tanto la tradición oriental como la occidental expresan la doctrina de la única Iglesia de Cristo».

Con su llegada al Vaticano para participar en la audiencia, Benedicto XVI ha dejado definitivamente la residencia pontificia de Castel Gandolfo, donde ha transcurrido la mayor parte del verano desempeñando sus actividades ordinarias.
Modificado el ( Sunday, 21 de October de 2007 )
 
<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Final >>

Resultados 1 - 9 de 10
Copyright 2014 jesussalvamifamilia.org |. Todo para mayor Gloria de Dios.


Palabras claves para encontrar a JSMF: familia, divorcio, separados, separación, divorciados, matrimonio, restauracion familiar, restauracion matrimonial, matrimonio, iglesia, católico, católica, hijos, sacramento, sacramentos, fidelidad, infidelidad, casado, casada, soltero, soltera, divorciado, divorciada, Jesus, Maria, angeles, arcangeles, santos, Trinidad, union, dialogo, comunicacion, sanacion, intercesion, misas, liberacion, perdon, reconciliacion, matrimonios heridos, Dios, unidad familiar, unidad, pareja, marido, conyuge, mujer, sexualidad, intimidad, rencor, odio, lujiria, pornografia, espiritu santo, conversion, semana santa, cristo, desatanudos, amor, enamorados, enamoramiento, novios, noviazgo, novia, novio, niños, hijos, suegros, yernos, jesus salva mi familia, jesus salva la familia, sanar matrimonios, oracion de proteccion del hogar, oracion de proteccion, oracion de proteccion de la familia, hijo prodigo, conyuge prodigo, divina voluntad, rosario de liberacion, rosario de sanacion, llagas de cristo, heridas del alma, oracion de sanacion interior, testimonios de restauracion matrimonial, testimonios, promesas para mi familia,sanar matrimonios, dios restaura mi familia, ayuda restauracion matrimonio, cuando jesus llega al hogar, dios restaura las relaciones, hogar familia y el evangelio, jesus salvo mi familia, la familia en manos de jesus, oracion para la proteccion del hogar, oracion para restauracion del hogar, familia catolica, restauracion del divorciado, restauracion de la divorciada, laico, laica, laicos, laicas, vocación, noviazgo, sacramento, amor, fidelidad, infidelidad, hijos, suegros, suegras, yerno, nuera, reconciliación, acaba el amor, si el amor se acaba, que hacer si se acaba el amor, como superar el divorcio, superar el divorcio, superar la separacion, grupos de ayuda al divoricio, grupos de ayuda a la separacion, matrimonio catolico, desamor, odio, rencor, resentimiento, adulterio, engaño, abandono, depresion, remedio, ira, celos, indiferencia, impotencia, rechazo, sanacion, alivio, reconciliacion, perdon, anulacion matrimonio, anulacion, matrimonial, nulidad, separacion bienes, grupos apoyo separados, grupos apoyo divorciados, grupos apoyo divorciadas, grupos apoyo separadas, terapia de pareja, problemas de pareja, crisis familiar, crisis matrimonial,ayuda a parejas, infidelidad, causas de divorcio, consejo a matrimonios, consecuencias del divorcio, nulidad matrimonial, violencia familiar, violencia psicologica, dependencia emocional, separacion definitiva, falta de comunicacion, conyuges, limites del amor, amor verdadero, sexo en el matrimonio, problemas matrimoniales, fidelidad, lo que Dios ha unido no lo separe el hombre, separacion, alejamiento, apartamiento,aislamiento, incomunicacion, interrupcion, retiro, soledad, division, partida, desunion, ruptura, Orgullo, alarde, arrogancia, autosuficiencia, jactancia, vanagloria, soberbia, vanidad, envanecimiento, Odio, enemistad, hostilidad, rechazo, rencor, resentimiento, antipatía, tirria, maltrato, menoscabo, ofensa, trastorno, daño, destruccion, deterioro, mal, Amor, sexo, Dios, admiracion, adoracion, estima, pasion, respeto, afecto, apego, aprecio, atraccion, encanto, seduccion, simpatia, amistad, cariño, lealtad, afinidad, gusto, enamoramiento, infidelidad, adulterio, lio, alevosia, deslealtad, traicion, falsia, humillacion, vejacion, insulto, rescate, rescata, rescatados, salve, salvar, salvacion, salvados, rescatanos, sanar, sanacion, sanador, sanados, sanadas, reparar, reparacion, reparador, sanadora, reparadora, sana, repara, alivia, rescatar, cerrando circulos, como superar el divorcio, como superar la separacion, cerrar circulos, cerrar circulo,